Deberías dejar de decirles estas 5 frases a tus nietos: este es el motivo

La temporada navideña suele ser una época en la que familias de diferentes generaciones se reúnen para celebrar juntas. Como abuelos, asegurar la felicidad, el amor y la conexión de todos sus familiares es de suma importancia para ustedes. Desafortunadamente, no siempre es así. A veces, los comentarios de los abuelos, ya sean bien intencionados o no, pueden hacer que los nietos se sientan incómodos o inseguros.

Es crucial considerar nuestra comunicación con nuestros nietos, no sólo durante esta época, sino durante todo el año. Cambiar la forma de comunicarse puede ser un desafío, pero es fundamental ser consciente del impacto que las palabras pueden tener en la autoestima de sus nietos. Sólo una pequeña nota: si alguna vez has usado alguna de las frases siguientes, o si las usas accidentalmente en el futuro, no te estreses ni seas demasiado duro contigo mismo.

“No les digas nada a tus padres…”

Podría ser darles a sus nietos una o dos galletas extra sin decírselo a sus padres o hacerlos quedarse despiertos hasta tarde y decir: “Será nuestro pequeño secreto”. Según la psicóloga clínica de Atlanta, Zainab Delawala, puede ser perjudicial animar a los nietos a ocultar algo a sus padres.

Según ella, esto puede tener consecuencias duraderas, ya que socava la autoridad paterna. Además, muestra a los niños que puede haber alguna situación en la que sea más beneficioso para ellos mantener cierta información oculta a sus padres. Esto puede ser especialmente preocupante cuando un niño está siendo atacado por un depredador o está experimentando angustia emocional debido al acoso escolar. En cambio, es crucial resaltar la importancia de mantener una comunicación abierta y honesta con sus padres, independientemente de las circunstancias.

“Estás creciendo mucho!” “Has ganado peso?”

Es muy recomendable no hacer comentarios sobre el cuerpo o el peso de un niño, ya que dichos comentarios pueden tener un impacto negativo en su imagen corporal y su autoestima. Es nuestra responsabilidad, como adultos responsables, apoyar y animar a los niños a que se sientan cómodos consigo mismos. Es importante ser consciente del impacto que nuestras palabras pueden tener en los demás y evitar decir cualquier cosa que pueda minar su autoestima o generar inseguridad. Los comentarios de los abuelos pueden tener un impacto duradero y a menudo rondan en nuestras mentes.

“Oh, comiste más que yo!”

Es importante recordar que lo mejor es evitar comentarios sobre la ingesta de alimentos de sus nietos. Es mejor guardarse para usted cualquier observación u opinión sobre sus conductas alimentarias. Comprender las señales de comida y hambre es un hito crucial en el desarrollo de un niño. Cuando se trata de niños y sus conductas alimentarias, es importante considerar el impacto de los comentarios. A veces, los niños pueden adaptar su conducta alimentaria basándose en lo que dicen los demás, en lugar de escuchar las señales de su propio cuerpo. Esto también puede provocar sentimientos de vergüenza o confusión en el momento o con el tiempo.

“Definitivamente deberías venir aquí y darme un beso o un abrazo!”

Como abuelo, es natural querer vincularse con sus nietos de esta manera, especialmente cuando se siente lleno de emoción al verlos. Sin embargo, es fundamental que los adultos comprendan que no todos los niños pueden sentirse cómodos dando abrazos y besos cada vez que se los piden, y es importante respetar sus límites. Esta frase, aunque bien intencionada, a veces puede tener efectos no deseados. Podría hacerles cuestionar accidentalmente sus propios límites.

Puede resultar bastante confuso cuando los mensajes sobre el consentimiento se vuelven confusos. Intente formular la pregunta de otra manera: “Me gustaría darte un abrazo, ¿te parece bien?”. Esto le ayudará a respetar los límites de sus nietos. Está bien?”

“Tus padres se equivocan acerca de..”

Los enfoques y estrategias educativos evolucionan con el tiempo. Es interesante ver cómo han evolucionado los estilos de crianza entre generaciones. Por supuesto, los abuelos provienen de una época diferente con sus propias costumbres y normas, y es natural sentirse presionados a discutir estas diferencias. Es importante reconocer estas diferencias, pero a veces estos comentarios pueden avergonzar a otros sin querer. Cuando se trata de avergonzar, se trata de juzgar lo que está bien o mal y encontrar fallas en el nieto o en sus padres. En general, es recomendable abstenerse de compartir comentarios a menos que notes un posible daño al niño. En tales situaciones, es aconsejable abordar cualquier inquietud directamente con los padres en lugar de involucrar al nieto.

Like this post? Please share to your friends: