Esta adorable bebé recién nacida abandonada en una caja fue adoptada por el bombero que la encontró

Vincent, un bombero estadounidense, compartió la asombrosa historia de cómo él y su esposa Katy adoptaron a su hija Zoey, considerándola un milagro de Dios. Después de más de diez años de intentar sin éxito concebir un hijo, el punto de inflexión llegó durante el turno de trabajo de Vincent en el cuartel.

Despertado a las 2 de la madrugada por la alarma de una “Safe Haven Baby Box”, un dispositivo que permite a las personas colocar de forma anónima a recién nacidos en adopción, Vincent encontró en su interior a una niña envuelta en una manta rosa.

Fascinado por la pequeña Zoey, decidió adoptarla. Al llevar al recién nacido al hospital, Vincent escribió una conmovedora nota explicando el deseo de la pareja de tener un hijo. Al descubrir que el cordón umbilical estaba atado con un cordón de zapato, la historia tocó el corazón de Katy y aceptó la adopción.

Vincent hizo pública la historia para tranquilizar a la madre biológica de Zoey, asegurándole que la pequeña es profundamente amada. La familia experimentó el milagro de la adopción, transformando una situación nocturna de emergencia en un acontecimiento feliz que completó sus vidas.

 

Like this post? Please share to your friends: