Una donna che lotta contro il cancro singhiozza silenziosamente mentre si rade la testa, finché non lo fa il barbiere

Para las mujeres que reciben tratamiento contra el cáncer, uno de los aspectos más difíciles emocionalmente es la caída del cabello. Entienden que este es un efecto secundario temporal de la quimioterapia y la radiación y que su cabello eventualmente volverá a crecer. Sin embargo, ver a diario mechones de pelo en la almohada puede ser una experiencia traumática y desalentadora. En un esfuerzo por tomar el control de esta difícil situación, muchas mujeres optan por afeitarse la cabeza para evitar la agitación emocional de ver cómo se les cae el cabello día tras día.

Recientemente, una mujer en un salón de belleza sollozaba en silencio, mientras un peluquero compasivo le quitaba con cuidado los mechones restantes de su cabello hasta los hombros.
Mientras su cabello caía al suelo, la mujer se sentó con los ojos cerrados, soportando el proceso con notable fuerza. La peluquera mostró una extraordinaria ternura y concentración, haciendo que la experiencia fuera lo más delicada posible.

Sin embargo, la transición siguió siendo un desafío. Luego de finalizar el corte de cabello, el peluquero dio un paso inesperado que conmovió a todos los presentes. El conmovedor momento sirvió como claro recordatorio de que nadie debería tener que enfrentarse solo a las pruebas del tratamiento del cáncer.

Si conoce a alguien que esté pasando por la dolorosa experiencia de la caída del cabello, comparta esta historia con esa persona y anímela a buscar apoyo.
Si bien no le arruinaremos la sorpresa, podemos prometerle que esta conmovedora historia le hará llorar.

Like this post? Please share to your friends: